Con más de 80 hectáreas de producción propia, nuestras fincas se extienden a lo largo de las comarcas del Valdejalón y Calatayud, enclave privilegiado reconocido por la calidad de sus terrenos que aportan el sabor y las características excepcionales de la fruta que se cultiva en ellas.

La inversión continua en la mejora de los cultivos a través de la innovación varietal y la protección de cultivos frente a adversidades climáticas garantizan un servicio continuado a nuestros clientes y consumidores.

Con calidad y seguridad

Preocupados en todo momento por la calidad y seguridad de nuestros productos, establecemos controles nutricionales y fitosanitarios en campo.


Con sabor único

En la zona de montaña los árboles se encuentran entre 800 y 950 metros de altitud. La combinación de diversos factores naturales y la climatología proporcionan un fruto de sabor único y calidad distinguida.


Con sostenibilidad

Todo ello sin olvidar nuestro compromiso con la sostenibilidad y la protección al medio ambiente.